“El alma humana tiene necesidad de verdad y libertad de expresión” Simone Weil

"Ni cogeré las flores, ni temeré las fieras” Juan de Yepes

CONTRA LOS CRÍMENES MACHISTAS Y LA GUERRA DE SEXOS.

CONTRA LOS CRÍMENES MACHISTAS
Y LA GUERRA DE SEXOS.


“Nos dejamos llevar por manos ajenas como muñecos de trapo”
Horacio

Hay crímenes horribles, mujeres que mueren de forma espantosa después de una vida de humillaciones, de palizas y de miedo. Hay mujeres que mueren porque un hombre desea verlas sometidas hasta un punto imposible si están vivas. Esa es violencia machista.
Las estadísticas oficiales consideran que todas las mujeres que mueren a manos de hombre (que sea o haya sido pareja de la mujer) mueren de violencia machista. Pero no todos los crímenes tienen ese origen, la violencia entre dos seres humanos (sean del mismo o de distinto sexo) proviene de múltiples fuentes, hay asesinatos fundados en el supremacismo masculino, sí, y otros que nacen de relaciones basadas en el desarraigo, trufadas por las drogas o el alcohol, atravesadas por la enajenación mental. Y hay agresiones y asesinatos que resultan de la exacerbación del conflicto en las relaciones afectivas, de una intimidad patológica hecha de dependencias, frustraciones y resentimientos, es evidente que tal cosa existe y que no es machista porque no se produce únicamente de los hombres a las mujeres sino también al contrario, de las mujeres hacia los hombres, y no solo entre parejas heterosexuales sino que sucede también entre las parejas del mismo sexo. Esto es violencia, pero no es machista. En cambio no se tipifican como crímenes machistas aquellos que se producen fuera de las relaciones afectivas pero que en muchas ocasiones, como en las violaciones, tienen su origen en el odio y la idea del imperialismo masculino.


Existe, si bien casi siempre vinculado a las instituciones del Estado, la violencia que se funda en una nueva corriente ideológica de supremacismo femenino o sexismo hembrista, que agrede al hombre por el hecho de serlo, que tipifica lo varonil como espurio, feo, denigrante e inútil y que llama a su destrucción o bien lo califica como inferior e imperfecto y por ello denigrable. Yo misma he podido asistir estupefacta a situaciones en las que un hombre es vapuleado, ninguneado, tratado como ser objeto (igual que hacen los machistas con las mujeres)  por féminas que son muy conscientes de la indefensión del varón que, de revolverse, sería inmediatamente calificado de machista. He presenciado cómo cuando una niña agrede a un niño alguien dice “¡déjala que se  defienda!” y he tenido  que aclarar, yo, que soy firme defensora de la autodefensa desde la más temprana edad, que no se está defendiendo sino que está ofendiendo a otro.  Que el sexismo avance, sea del signo que sea, es una gran lacra social.
En el código sobre redacción de los medios está prohibido dar informaciones que permitan vislumbrar la complejidad de la violencia que se produce entre los hombres y las mujeres, solo se muestra la violencia calificada de machista de tal manera que se explicitan las circunstancias cuando la misoginia es causa indiscutible y se evita la referencia a los detalles cuando estos pueden poner en evidencia otras motivaciones. Se evita dar publicidad a la violencia inversa (de las mujeres a los hombres), se justifica la que las mujeres ejercen sobre las criaturas que aparece siempre como producto de la enajenación o de la condición de víctima de quienes la practican negando la realidad de que eso es cierto solamente en algunos casos pero no en todos. Se invisibiliza la violencia que se produce dentro de las familias especialmente la que perpetran muchos adolescentes (mayoritariamente féminas) sobre sus familias (mayoritariamente sus madres), la que reciben los ancianos y ancianas (más ellas porque son más) y que es la más repugnante junto con la que se practica sobre los niños, tampoco se habla mucho del acoso y la agresión que se produce entre mujeres, la que se origina entre parejas de homosexuales y lesbianas, y sobre todo es innombrable el maltrato, teñido de sexismo en innúmeras ocasiones, que recibimos las mujeres en el ámbito laboral realizada por hombres o por otras mujeres, estas y muchas más violencias quedan invisibles y solo se presenta una como deleznable. ¿Nadie se pregunta por qué?
Yo sí, me resulta preocupante que haya víctimas olvidadas,  que se oculten las verdadera magnitud de la violencia social dejando ver solamente una ínfima parte de sus dimensiones y que se esconda la violencia estatal e institucional, la que se produce en comisarías, cuartelillos, cárceles y en las calles, la que se esconde en las empresas, la que se produce en cualquier rincón en que una autoridad somete y humilla a un ciudadano o ciudadana, toda esa violencia que se invisibiliza bajo esta batahola emocionalista y fanática de un buenismo sospechoso.
La repugnancia que me produce el machismo y la que me provocan los crímenes contra las mujeres no me han ofuscado tanto la mente para no observar que tras estas campañas hay una intriga manifiesta.
En los últimos días asisto sobrecogida a la emergencia de una campaña sobre la violencia machista que apoyan sin rechistar hombres y mujeres, incluidas algunas personas a las que considero de reconocida lucidez en muchos asuntos, es algo que me alarma. Tomando como justificación un crimen horrible, un repugnante asesinato machista, se está fundamentando una acción igualmente espuria y depravada que dibuja un paisaje de guerra abierta entre “el hombre” y “la mujer”.
La consigna “Nos están matando”  esconde una inquietante deducción, significa que “ellos”, los hombres, “nos” están matando a nosotras, las mujeres. Estas mañas del lenguaje, que pueden parecer inocentes pues muchos dirán que se refieren tan solo a los maltratadores no lo son en absoluto porque están construyendo un “ellos” y un “nosotras” que diseña un futuro en que seremos y nos comportaremos como dos especies diferentes y no solo eso sino como grupos enfrentados, el “ellos” y “nosotras” es, justamente, la frontera que divide dos ejércitos dispuestos a destruirse.
Leo en un popular blog esta pregunta, “¿Porqué los hombres matan a las mujeres?” y se contesta en 14 epígrafes que comienzan así “los hombres matan a las mujeres porque….” Son machistas… han sido educados para dominar… son tiranos… violentos… no son capaces de pedir ayuda… porque tienen impunidad, porque se considera normal en la sociedad…. Y hago notar que no escribe “los maltratadores” sino “los hombres” ¿Es esto una torpeza de la autora? Lo dudo de una persona que ostenta una larga lista de credenciales académicas y experiencia en los despachos del sistema público y privado de creación de políticas de género.
El 16 de agosto “El País” publica un artículo, “locura, odio y la delgada línea” en el que se trata del filicidio. Se presentan cinco casos concretos de muertes de criaturas a manos de sus progenitores, tres asesinatos cometidos por hombres y dos cometidos por mujeres (y se ponen más casos de hombres que de mujeres a pesar de que dos tercios de las muertes de menores se producen a manos de sus madres), para llegar a la conclusión de que ellos matan por odio, ellas por enajenación mental, por miedo o por angustia…. Ellos son monstruos, ellas víctimas. El método de sacar conclusiones universales de cinco casos elegidos para la ocasión por la propia autora es sencillamente rastrero y despreciable, pues con ese procedimiento podría demostrarse igualmente lo contrario o cualquier otra cosa que se nos antojase. Los sofistas ya acuñaron esta fórmula, cualquier mentira se puede demostrar racionalmente.
Tejemanejes lingüísticos  y argumentarios grotescos se unen a la palabra de autoridad como la del marrullero Miguel Lorente que ha fabricado el conjunto de axiomas o verdades no demostradas en los que se basa todo un edificio de realidades por ello mismo artificiales, la de la ínclita Lidia Falcón, la antigua colaboradora de la falangista Marichu de la Mora en los años setenta del siglo pasado que se atreve a dar una cifra de maltratadores que es, a todas luces, inventada, o la de la señora Dancausa, cargo político del PP que en una entrevista decía que la violencia es un atributo de la masculinidad. Ellos han dividido el mundo entre maltratadores y maltratadas y parece que nada hay fuera del circuito del maltrato.
Al pueblo se nos trata como a párvulos, como a seres crédulos e irreflexivos que tragaremos sus consignas sin rechistar o se nos somete a la ya vieja fórmula del acoso, la culpa y el complejo. Muchos y muchas viven intimidados ante la posibilidad de ser señalados ante la opinión pública como machistas o colaboradores de los maltratadores. El viejo procedimiento de la Sección Femenina y los grupos de presión que fueron las beatas vuelve a funcionar hoy. Entonces hostigaban al pueblo, ellos y ellas, pero sobre todo a ellas, rompiendo su dignidad y su seguridad personal insinuando o afirmando que no tenían sus casas suficientemente limpias ni su vida íntima suficientemente respetable creando un complejo de inferioridad y una sombra de debilidad en muchas mujeres que las llevó a competencia para ser las más recatadas, o al menos parecerlo, y tener su hogar como los chorros del oro usando toneladas de productos químicos y entregando su vida a una obsesión compulsiva. A los y sobre todo las rebeldes se las sometía a la humillación y el escarnio público.
Hoy, quienes nos negamos a asentir ante las campañas de las instituciones del Estado, los medios del sistema y el ejército de los funcionarios a sueldo de las arcas públicas somos rápidamente tildados de agentes del machismo y colaboradores del maltrato. Igual que ayer hubo mujeres que decidieron sostenerse en su lugar y no defenderse del apelativo de “guarra” o de “puta” que les lanzaban las funcionarias de la Falange Española que fueron llamadas por muchos las “monjas del Estado”, no deberíamos hoy las personas de bien disculparnos por defender la justicia y la equidad entre los sexos.
Lo cierto es que la capacidad de crear estados de pánico y alarma social por parte de la industria de la conciencia es cada vez más poderosa, una potencia que se funda tanto en lo que se dice como en lo que se oculta y que tiene la facultad de mover la sociedad en la dirección que diseñen.
Ya he denunciado los muchos datos sobre la violencia social que se esconden, se calla también el hecho de que las cifras globales de la violencia machista –incluso con las estadísticas oficiales- es uno de los más bajos de Occidente y del planeta ¿Qué justificación tiene crear un estado de terror bajo la consigna “nos están matando”? ¿Por qué no se hacen campañas parecidas en Finlandia ¡la civilizada Finlandia! cuyo número de muertas por millón de mujeres triplica el de España?
No es la vida de las mujeres lo que se protege, no, es el progreso del miedo y del odio entre las mujeres y los hombres lo que se maneja. La enemistad entre pares y la violencia son consustanciales al sistema porque justifican la existencia del Estado y sus estructuras de castigo y de orden; sin delincuencia, sin crimen y sin violencia social no podría fundamentarse la necesidad de esa maquinaria que monopoliza la regulación de todos los actos de la vida y el castigo a los infractores. Además el odio tiene otra derivación amable al poder, destruye al individuo, envenena las emociones y el entendimiento, estupidiza porque impide usar la inteligencia y destruye la dignidad porque envilece nuestro concepto de nosotros mismos. El pueblo (tanto los hombres como las mujeres) resulta así dañado en lo más profundo, en el centro del sujeto y sus valores y se hace más vulnerable y sometido.
Todas las dictaduras buscan un chivo expiatorio, aquí ha sido el hombre, pero no todos los hombres, únicamente los hombres del pueblo, los hombres sin poder (los poderosos no maltratan como se ha visto en el caso de López Aguilar). El varón es una víctima propiciatoria que exculpa al Estado, que es quien le  señala y es también el origen verdadero de la violencia como crimen y barbarie.
 Es completamente falso que la violencia provenga del macho o de la testosterona. En la especie humana la agresividad que traspasa los límites naturales del conflicto de convivencia  se origina justamente en la aparición de las instituciones de dominación social y territorial, el Estado, como bien señala Edgar Morin en “Breve historia de la barbarie en Occidente”.
Es en los cuarteles, las fábricas, las cárceles y las instituciones de control y de poder sobre el pueblo (que hoy son muchas incluidas las del Estado del bienestar) donde se fragua y se moldean las formas de violencia sin barreras, donde se produce y reproduce ininterrumpidamente el ciclo de la violencia. Me pregunto por ello por qué no se dan datos que serían reveladores sobre la profesión o la biografía de los maltratadores, ¿de dónde vienen? ¿Cuántos tienen profesiones relacionadas con la violencia (policías, guardias, militares, porteros de discotecas…)? ¿Cuantos han pasado antes por la cárcel? ¿Cuántos vienen del desarraigo? ¿Cuántos de la expansión de las drogas que corre pareja al modelo moderno de vida y que son en los hechos promocionadas desde dentro del sistema? Y hay más preguntas que muy pocos se hacen ¿cómo fueron criados?¿Dónde y cómo se fragua un monstruo o un asesino?
Se aprovecha esta operación y la inclinación favorable de la opinión pública para empezar a hablar de una mayor intervención estatal en estos asuntos, incluso con críticas y acusaciones a los “poderes públicos” (¡qué contrasentido!) de no haber protegido bien a las mujeres. No se debería pedir al origen del mal que sea la solución del mal. Quienes siguen pidiendo más policía, más castigo, más cárcel y más represión, quienes siguen atizando el odio de sexo contra sexo ¿se han preguntado cómo podría salvarnos el Estado que es el origen de la barbarie de nuestra propia barbarie?
Lo cierto es que estamos a las puertas de un salto cualitativo en el diseño de una sociedad enteramente nueva que separe a las mujeres y los hombres definitivamente con el argumento de la seguridad–el argumento de todas las dictaduras- De momento se pide la imposición de un modelo de instrucción para varones para extirpar la violencia de su naturaleza ¿Habrá luego castración obligatoria?
Cuando vayan contra los hombres las mujeres no nos sentiremos concernidas, los abandonaremos. Los veremos ir al matadero sin hacer nada, con ellos irán nuestros hijos, en eso nos adoctrinan hoy, para eso nos preparan.
No será la primera vez en la historia, ya lo hicieron las sufragistas, quienes en las dos grandes guerras europeas llamaron a sus maridos y sus hijos a morir por la patria y matar a los maridos y los hijos de las otras mujeres. Se alinearon con el propio Estado bajo la promesa de que eso las emanciparía, una emancipación que consistió sobre todo en acceder al salario.
Y ¿qué será de nosotras cuando se haya realizado esa sociedad de castas? Nuestro destino más probable será el trabajo incesante para el emergente capitalismo neo-esclavista y servir como úteros en las ya incipientes granjas humanas. Antes es posible que asistamos a un periodo de conflagraciones civiles, procesos exterminacionistas sobre los varones parecidos a los genocidios étnicos y religiosos que se han producido a lo largo del siglo XX y que se fraguaron con consignas y narraciones muy parecidas a las que ahora mismo puedo ver en los medios y las redes sociales.
Recomiendo la lectura de “Peor que la guerra: Genocidio, eliminacionismo y la continua agresión contra la humanidad” de Daniel Jonah Goldhagen en el que reflexiona sobre la naturaleza del genocidio desde el estudio  del nazismo, el periodo de la limpieza étnica en Yugoslavia o el genocidio de Ruanda. Cuando se estudia la historia se hace evidente que la barbarie humana siempre tiene un inicio y una justificación que va calando en las sociedades a través de mecanismos muy complejos. Toda locura comienza presentándose como un camino hacia el bien y la justicia.
¿Parece demasiado distópico?  Muchos de los escenarios que dibujó la ciencia ficción ya han sido realizados.



(Foto: Manuel Jesús Pineda)







33 comentarios:

  1. Después de la 'campaña veraniega' en lo que respecta a este particular que estamos padeciendo, estas reflexiones son muy necesarias y oportunas.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que lanzas cortinas de humo para tratar de esconder el verdadero problema social que es el machismo, conductas de superioridad del sexo masculino respecto del femenino, profundamente arraigado en la educación, la comunicación, las relaciones personales y sociales, la política, en toda la construcción humana porque es un problema estructural. Un problema de cómo se siente el hombre y cómo se siente la mujer y cómo se relacionan ambos. Por supuesto que hay violencia enotros ámbitos, violencia que está en nuestra naturaleza y que dominamos porque usamos la inteligencia y la cultura como barreras éticas a ejercerla, pero esa violencia no tiene una estadísticas de muerte como la que produce la violencia machista. En tu entrada das muchos datos dispersos y sin cifrar de violencia de las mujeres, de los homoxesuales y lesbianas, no hay cifras tan alarmantes como la que produce la violencia machista. Si los hombres se alarman porque se siente señalados al hablar de machismo, allá cada uno, ellos sabrán cómo se comportan cual es su status en las relaciones personales, es bueno que reflexionen, las mujeres llevamos siglos sometidas a las normas, las conductas, la política, la ética, la historia, la ciencia que han hecho los hombres y aquí estamos, seguimos construyendo nuestra identidad libre y autónoma. Que empiecen los hombres a cambiar su esencia de privilegio y ayuden con sus actos a cambiar los pensamientos.Respecto al derrotismo de ir hacia un futuro en el que hombres y mujeres vivamos enfrentados y separados, es una clara contradicción con lo que en el principio del texto parece que declaras, tu convencimiento sobre la igualdad entre unos y otros, aún a pesar de los episodios de violencia, o justamente hermanados porque ambos la usamos.En absoluto será así. Mira los países más desarrollados en educación, en conciencia cívica, en igualdad social, países como el ejemplo que pones de Finlandia, donde hay mayor número de estadísticas de machismo porque hay más conciencia en las mujeres de denuncia, de su poder, de su propia estima y su igualdad con el resto de seres humanos. Estoy contigo, eso sí en que las campañas bisoñas, a mi modo de ver, que se hacen para luchar contra el machismo son bastante alarmantes.No porque fomente el "odio" al hombre, ni mucho menos, porque perpetúan el binomino mujer-víctima y no entran en el fondo del asunto que sería tratar la conducta masculina machista como el problema verdadero. El hombre nunca se siente relegado al oír hablar de machismo, nunca se siente machista, ni la mujer que lo justifica, porque se tienen comportamientos aprendidos desde muy pequeños, grabados en la escuela, fomentados por la publicidad, el cine, los videos, la música...etc, en los que el dominio del hombre es patente, su situación de privilegio, de dueño, de actor, es tan obvia y está tan aceptada socialmente que la mayoría es incapaz de hacer una crítica a esa base torcida de nuestra educación social y personal.Machismo hay también entre los políticos, has dado el nombre y el caso reciente de un político socialista y dices que se el exime de machismo. No sé de dónde has sacado eso. Su caso ha pasado a otro tribunal, pero aún no se ha dictado sentencia definitiva. Hay otro político, de IU, que no dió lugar a que se le juzgara por la muerte de su mujer en el incendio que al parecer provocó él en su casa, se suicidó en la cárcel, es sospechosa esta falla en el protocolo carcelario, pero ese es otro tema. Desviar el tema de la conducta machista que mata a mujeres, no lo soluciona, lo empeora porque sólo reconociendo que existe, que está impregnado en nuestra sociedad como un mal que sufren muchas mujeres es posible que lo atajemos. Sólo haciendo visible el problema y abordándolo desde la causa se corrige. Analizar la consecuencia como mujer-víctima y odio-hombre, sólo siembra desconcierto y humo, inútiles ambos para solucionar el problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://www.youtube.com/watch?v=2YD5UfGL9to

      Eliminar
    2. La sociedad actual es mucho más hembrista que machista, por mucho que la propaganda intente hacer creer lo contrario. Las mujeres tienen actitudes mucho más clasistas hacia los hombres que los hombres hacia las mujeres. Un hombre elige perfectamente a una mujer en paro, pobre o de clase inferior -véase el Preparao y la Leti p.ej-, quizás valore más otros aspectos como la belleza de esta o no, podríamos discutir si eso es injusto o no si quieren pero el hecho es que una mujer es difícil que elija a un hombre en paro o pobre, ellas mismas te lo dicen a la cara, y lo tratan con desprecio pues no son pocas las que se creen princesas, así se las educado desde pequeñas.

      Las actitudes de las mujeres hacia los hombres son generalmente mucho más fascistas que la de los hombres hacia las mujeres, que generalmente tenemos inculcado el sentimiento de la caballerosidad, de la protección, de la defensa de los más débiles, y estamos acostumbrados a aceptar los palos, insultos, calabazas y burlas en silencio y con resignación. No así ocurre con las mujeres. Una mujer despechada es bastante peligrosa y la sociedad actual le da bastantes armas. He visto casos de acoso laboral por parte de ellas muy agresivos hacia hombres a causa de esto, y encima el acosado se tiene que callar o agachar la cabeza, pues de lo contrario sería además víctima de burlas, ya que la sociedad es incapaz, o no quiere serlo, de concebir esto. Pues se le ha inculcado a la mujer que ellas son las que eligen aunque sean más feas que pegarle a un padre o un "tiro mierda", o tengas ya tu novia o mujer a la que amas y respetas, y si no entras por lo que estas niñatas malcriadas, que tanto abundan en la sociedad actual, el resultado es el linchamiento, con la connivencia de muchos hombres "protectores" que salen en su ayuda -1-, y ahí tenemos la legislación de VG, que nos retrotrae no ya al franquismo más reaccionario sino a la mismísima Inquisición -pero no importa, las denuncias falsas solo son "costes asumibles" o "daños colaterales", salvo que se trate de un hombre del "aparato" o del Partido Interior-. Este modelo de mujer tan déspota, histérica, caprichosa y prepotente que padecemos ya fue impulsada por la sección feminista del antiguo PSOE -Falange- en los años 50, durante la fase dictatorial del franquismo -la fase actual es la partitocracia del 78-.

      De hecho la ley de VG fue impulsada por un parlamento en que los hombres eran inmensamente mayoría, como bien expone la Sra. Prado. El hombre actual, igual que la sociedad, en general, al contrario de lo que se vende, es hembrista, no machista. Y no pocas veces tira piedras sobre su propio tejado.

      -1- Es como el chiste del que ve a un matón de dos metros pegándole una paliza a un niño y entonces dice: me meto no me meto...me metí, y entre los dos le dimos una paliza. Pues en un mobbing la tendencia del rebaño y la propaganda contra él hacen que se vea al acosado como alguien malvado y deleznable, haciendo buena la frase aquella de Malcolm X: tengan cuidado con los medios de comunicación, pues estos pueden hacerte odiar a la víctima y defender al agresor

      Eliminar
    3. Eres la prueba de que el anti-feminismo, tanto como el machismo, alimenta la estrechez mental, el resentimiento, y la guerra de sexos. Sos tan fragantemente subjetivo y parcial, que hasta tu mismo podrías notarlo si lees cada párrafo de lo que has escrito, detenidamente.

      Eliminar
  3. mis felicitaciones por tu analisis

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, que pena que hayas hecho con cierto colectivo lo mismo que críticas, creo que no has sido muy afortunada.... "¿Cuántos tienen profesiones relacionadas con la violencia (policías, guardias, militares, porteros de discotecas…)? "

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tu acertada y coherente reflexión, coincide en casi todo con mi opinión.
    Curioso es que, al ser hombre, cuando expongo mi opinión en círculos afines al feminazismo/hembrismo, se me califica automáticamente de "machista de libro"...
    Hay mucha gente ya que, a base de oír repetida una mentira, ya la cree y la defiende sin ninguna racionalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es. Pero estarás de acuerdo en que muchos también hay que callamos y dejamos estar para al menos no ser insultados y estigmatizados como tu dices.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con el artículo, coincide en la mayoría con mi opinión al respecto. Soy mujer Juanjocebrian, y estoy de acuerdo con Vd, ya que jamás le calificaría de machista de libro.
      dr. ramsés, yo no le estigmatizaría, ni le insultaría, por supuesto.
      Yo quiero la igualdad, ninguna guerra, nadie por encima de mi, nadie por debajo de mi. El camino es para hacerlo juntos.
      Somos distintos, y somos iguales.

      Eliminar
  6. Agradezco el análisis honesto que hace de las disensiones en la pareja; agradezco las calificaciones y aclaraciones sobre tipos y fuentes de violencia. Coincido con usted en las consideraciones sobre las consecuencias inmediatas que provocan estas campañas: oposición entre ciudadanos y legitimación de un Estado totalitario. También temo con usted el recrudecimiento de estas sinergias espurias, tergiversadoras y falsarias. Pero hay mucho más, ¿verdad? Alude al comportamiento de los medios, los de difusión de noticias, la prensa. Pero sólo son una parte representativa del monstruoso despliegue de infraestructura y superestructura de este histerismo inoculado en la sociedad. ¿Comparte conmigo que esto es mucho mayor? Mayor aun que la infraestructura administrativa y política y, por ende, legislativa de un Estado. Esto es global; lo sabe, ¿verdad? La superestructura es más extensa, ¿verdad?, abarcando muchos más respectos de vida que hacen al nuevo ciudadano. Todas estas progresías engañosas y torticeras, muchas, ¿verdad?, se generan desde un vórtice y un motor común. Se despliegan a unísono. ¿Lo comparte usted? Creo que no ha aludido a las causas últimas. Creo que las conoce. Creo que ha omitido decirnos quién está produciendo al nuevo esclavo, el nuevo estilo de esclavo. No es el Estado ni los muchos Estados de los países modernos industrializados. Estamos en manos de una élite que nos gobierna y ordena a su antojo, ¿no? La ficción o futurible que usted apunta, de ser, será otra nueva ocasión en que la realidad oculta superará a la realidad ordinaria. ¿Nos manejan desde muy arriba? Aun cuando usted considerase que podría no ser así, también me interesaría saber su prescripción para contener esta paranoia colectiva. Aun cuando sólo se trate de una pandemia del llamado hembrismo, ¿cómo tratarla para que remita? Dadas las dimensiones que alcanzan su proliferación tan sólo dentro de un Estado, a mí sólo se me ocurre tratarlo con espiritualidad y prácticamente espíritu a espíritu. Es un tratamiento de eficacia probada, pero corto alcance. Estoy descreído de fórmulas más extensas, no por ellas, sino por la capacidad de absorción de lo que se pretende combatir y su maña para convertirlo en nutriente energizante. Agradezco la atención prestada y por supuesto la honradez de su artículo y de la intención que se trasluce que lo anima. Gracias. Usted no lo sabía, pero su artículo ha sido mi regalo de cumpleaños. Quedo a su disposición. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas JUAN RAMÓN, creo que puedo contestarte porque yo también me he hecho la misma pregunta y he investigado sobre ella.
      Pero primero de todo agradecer a Esteban Prado este artículo políticamente incorrecto en un momento de fuerte ofensiva de la industria de género. Agosto de 2015, en España, es una versión reformada de las revoluciones culturales chinas. No entiendo el motivo, quizá sean las elecciones que vienen, pero no lo veo claro pues podían dejarlo para Septiembre. También veo que se está haciendo mucha promoción de la comedia "Sin hijos", ¿tendrá algo que ver?. En el fondo, la finalidad de estas campañas, solo lo sabemos meses después, cuando vemos las consecuencias.
      Pasando a responderte, decir que Prado tiene una cosmovisión anarquista, y la información y los argumentos que la relacionan están condicionados por esta meta-estructura mental.
      En lo político, la meta estructura mental o cosmovisión, hace asociar "izquierdas" con reparto de riqueza, "derechas" con generación de riqueza. En lo social, la meta estructura condiciona a ver lo masculino como violento y con carga de maldad, y lo femenino como víctima y con carga de bondad.
      Pues bién, la cosmovisión anarquista, por lo que he podido leer, ordena también la información y los argumentos en 2 categorías: pueblo, en un bando; y estructuras jerárquicas por otro. De tal cosmovisión, empresas, administraciones públicas, banca, etc. caen todas en el mismo saco, sin diferenciarlas unas de otras.
      Por tu comentario, veo que has estudiado las estructuras jerárquicas (patriarcales en la neolengua de género) son diferentes y están enfrentadas. Las distintas administraciones públicas están ligadas al territorio y a los habitantes que alberga; tienden al nacionalismo y al racismo. Las empresariales, especialmente la grandes, tienden a desligarse del territorio (de ahí la des industrialización o des localización), y ver a las personas como "recursos humanos", igualando en valor a otros recursos, como los materiales o financieros.
      Sin embargo, aún las industrias internacionales tienen un vínculo con la producción real de bienes y servicios (riqueza real), algo que no tienen las organizaciones jerárquicas financieras, cuyo objeto es la producción de moneda y "productos" financieros, no tienen. De hecho son responsables, a través de una compleja ingeniería económica, de la destrucción de riqueza.
      De estas 3 estructuras la financiera domina a la industrial y a las administraciones públicas. Es una relacción de dominación, no están en pié de igualdad. Estos matices no son vistos por la cosmovisión anarquista porque los mete en un mismo grupo: el dominante; y aunque pueda haber diferencias entre ellas, las ve como diferencias "de familia", y no de dominación.
      Efectivamente la estructura financiera es la que genera múltiples tendencias, entre ellas las de género, de ahí que ni partidos políticos ni las empresas se enfrenten a tal ideología: vienen de una instancia superior. Una instancia que casi nadie quiere ver en su verdadera magnitud y maldad.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. revoluciones culturales chinas....?

      Igual se hacía cuando la falacia liberal quedó al descubierto recientemente y los críticos pero prosistemas empecinados llamaban socialismo al hecho de que el Estado interviniera para salvar a los bancos. No echemos las culpas de lo que hace el capitalismo a otros regímenes y sistemas.

      La ideología de género, como fascismo que es, es un subproducto del neoliberalismo y su desarrollo radical se ha implementado en Occidente, en sus sistemas ultracapitaistas. No echemos la culpa a otros, de hecho los mismos medios de propaganda que tanto defienden y promocionan las ideaciones de género satanizan al comunismo, prueba de que es algo impulsado por el poder capitalista y que interesa a la oligarquía, no una liberación del proletariado ni una rebelión contra un supuesto "patriarcado opresor", aunque los fanáticos pseudizquierdistas adoctrinados no quieran ver la falsedad y peligrosidad de la religión que practican y predican.

      Eliminar
  7. Agradezco el análisis honesto que hace de las disensiones en la pareja; agradezco las calificaciones y aclaraciones sobre tipos y fuentes de violencia. Coincido con usted en las consideraciones sobre las consecuencias inmediatas que provocan estas campañas: oposición entre ciudadanos y legitimación de un Estado totalitario. También temo con usted el recrudecimiento de estas sinergias espurias, tergiversadoras y falsarias. Pero hay mucho más, ¿verdad? Alude al comportamiento de los medios, los de difusión de noticias, la prensa. Pero sólo son una parte representativa del monstruoso despliegue de infraestructura y superestructura de este histerismo inoculado en la sociedad. ¿Comparte conmigo que esto es mucho mayor? Mayor aun que la infraestructura administrativa y política y, por ende, legislativa de un Estado. Esto es global; lo sabe, ¿verdad? La superestructura es más extensa, ¿verdad?, abarcando muchos más respectos de vida que hacen al nuevo ciudadano. Todas estas progresías engañosas y torticeras, muchas, ¿verdad?, se generan desde un vórtice y un motor común. Se despliegan a unísono. ¿Lo comparte usted? Creo que no ha aludido a las causas últimas. Creo que las conoce. Creo que ha omitido decirnos quién está produciendo al nuevo esclavo, el nuevo estilo de esclavo. No es el Estado ni los muchos Estados de los países modernos industrializados. Estamos en manos de una élite que nos gobierna y ordena a su antojo, ¿no? La ficción o futurible que usted apunta, de ser, será otra nueva ocasión en que la realidad oculta superará a la realidad ordinaria. ¿Nos manejan desde muy arriba? Aun cuando usted considerase que podría no ser así, también me interesaría saber su prescripción para contener esta paranoia colectiva. Aun cuando sólo se trate de una pandemia del llamado hembrismo, ¿cómo tratarla para que remita? Dadas las dimensiones que alcanzan su proliferación tan sólo dentro de un Estado, a mí sólo se me ocurre tratarlo con espiritualidad y prácticamente espíritu a espíritu. Es un tratamiento de eficacia probada, pero corto alcance. Estoy descreído de fórmulas más extensas, no por ellas, sino por la capacidad de absorción de lo que se pretende combatir y su maña para convertirlo en nutriente energizante. Agradezco la atención prestada y por supuesto la honradez de su artículo y de la intención que se trasluce que lo anima. Gracias. Usted no lo sabía, pero su artículo ha sido mi regalo de cumpleaños. Quedo a su disposición. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Puede ampliar un poco el tema que menciona de la violencia institucional en comisarías y cuarteles y que se oculta?

    ResponderEliminar
  9. Agradezco, señor anónimo, enormemente la respuesta que da y me pasa como a otro interlocutor del blog, que le pide que se extienda, porque, ha aportado usted un interesante análisis y ha señalado hacia dónde mirar. A doña Prado, en una entrevista que figura en YouTube, he constatado que se le planteó la posibilidad de una conspiración, preguntándole concretamente por el poder que ella creía que promovía estos idearios tan subvencionados. Creo que se cumple en la respuesta de la anfitriona lo que usted dice. Ella parece escéptica a admitir el poder concreto que lo fomente. Habla de los muchos y variados poderes, así en sentido genérico, dispuestos en capas, cada uno resultando en su sitio y momento histórico; pero no veo que apunte la posibilidad de un poder determinado, un poder ocultado, operativo casi a nivel subliminal, pero real, consciente y subsistente sobre los distintos episodios históricos. No habría, parece, una élite particular que maneje los hilos y disponga todo este despliegue de ingeniería social a la que evidentemente nos someten. Por lo que vengo viendo, en el enfoque de la señora Esteban, el Estado y el Mercado (este término lo pongo yo), es decir, los poderes públicos y los agentes económicos, son dominios coaligados, confabulados; son, a una, quienes coartan a la sociedad, se sirven de ella como fuente del incremento de su auge e imprescindibilidad. Obviamente, no alude exclusivamente al Estado de una nación, sino a los muchos estados. Veo que la autora cita ejemplos de organismos interestatales embebidos en estos idearios y difusores de ellos a nivel mundial. Tengo la impresión de que saber enunciar con precisión esta fuente, si la hay, que pauta globalmente las sinergias de estados y mercados actuales, postreros y venideros, es clave para afirmar su intencionalidad, conocerla y comprender la extensión de sus acciones. Sí la hay; estimado anónimo, entiendo que afirma que la hay; es el poder financiero, más señor, al que administraciones públicas y mercados industriales rinden pleitesía. Pero, uf, es tanto lo que desconozco de la estructura financiera. Yo no soy una persona leída, menos sobre estos temas; acabo de aterrizar en estos planetas, tratando de hacer entendimiento de lo que dicta mi relación con quien más quiero. Y me encuentro con que por detrás y por encima de un abrumador bullicio de prensa, con el que se pretenden construir opiniones y conciencias, existen unos inductores subvencionados, públicos, más aún, todo un despliegue de medios administrativos, con su propia algarabía, que hasta incluye leyes falsas, espurias, porque prescriben lo injusto, porque reniegan de la equidad y la proporción. Y toda esta batahola de consignas converge en una superestructura de extensión interestatal, que legitima la reinvención del nuevo ciudadano, del nuevo esclavo; pero, la consecuente infraestructura interestatal, no se contenta con fabricar al individuo en un estado industrializado, hace, además, el reparto del mundo, sus fronteras, sus recursos, sus guetos pandémicos, sus vedados religiosos, sus cotos raciales; modelan la demografía, porque 7.000 millones de venideros seres humanos parecen no plegarse a sus objetivos, e imponen su control aboliendo la familia, transexualizando al género humano, esterilizando a la mujer que reduce a un cuerpo con ablación de su espíritu y jibarizando al pater familiae; y, con todas las mañas propias de los totalitarismos, impone lo doctrinario y acogota al chivo expiatorio, de cuyo sacrificio hace el espectáculo necesario con que dispersa la atención y oculta el sentido profundo de su estrategia. En fin, debo tomar mi tiempo para averiguar lo que sea así aislado el poder financiero, porque acaso lo conozco, como a la divinidad, por sus creaturas, pero nunca me había ocupado ponerle cara y ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar de la fuerza y la maldad de las jerarquías financieras es difícil, primero por lo complejo, que hace imposible explicarlo en un post, haría falta un libro; y segundo, porque rápidamente te acusan de conspiranoico, nazi o comunista. La dureza de estas críticas unido a la complejidad del mundo financiero disuade a la gente de andar por ese camino. Quienes lo andamos, rápidamente percibimos que nos adentramos en un camino oscuro, peligroso (por las críticas sociales) y sobre todo: solitario.

      Hay mucha desinformación: que si organizaciones ultrasecretas congregadas bajo las criptas de una Catedral, que si los judios o el Vaticano están detrás de todo, etc. etc. Lo que he entendido es mas sencillo: las personas y organizaciones (empresas, administraciones públicas, cooperativas, etc.) necesitan, TODAS, de un medio para intercambiar su producción. Desde hace milenios se sabía que si controlas ese "medio de intercambio", lo controlas todo.

      En la actualidad ha tomado el nombre de "mundo de las finanzas" o "mercados". Hace un siglo, parafraseando a la Internacional Socialista, se la llamaba "Internacional Dorada". Mas en la antigüedad: "Nobleza Negra", en el sentido de "oscura o no visible".

      Tales familias se dedican a crear y DESTRUIR la moneda (este último aspecto apenas es conocido ni por estudiantes de C. Económicas), controlando la masa monetaria necesaria para que todos podamos comerciar. Provocan expansiones de la masa monetaria en épocas conocidas como de "crecimiento" y contraen dicha masa dando lugar a épocas de "recesión". Se acepta esto como ciclos naturales cuando son de diseño.

      De ese poder emanan las grandes operaciones de ingeniería social, como es en este caso la ideología de género. Buscan lo que denuncia Prado en sus charlas: una población aún mas sumisa y aislada, que se perciba a sí misma empequeñecida y en peligro, buscando de forma "natural", protección. Se forma expontáneamente un acuerdo de vasallaje. Las mujeres, diezmadas por lo que la propaganda pinta casi, como una limpieza étnica, buscan protección en las administraciones públicas y sus brazos ejecutores (policía, juzgados de excepción, etc.). A los varones, de momento, nos quieren "liberar" de los empresarios opresores, entregándonos igualmente a unas ideologías populistas emergentes (no financiadas por el pueblo, ojo) que se supone que detendrán sus abusos laborales. Quizá, en el futuro, aviven las reivindicaciones de organizaciones de hombres separados, que ahora son legítimas, pero que pueden infiltrarlas de revanchistas para volverlas injustas y legislar a su favor, con lo que la guerra de sexos, se tornaría eterna, como la guerra contra el terrorismo. La gente entrega su poder a la ADMINISTRACIÓN, y lo pongo con mayúsculas porque sólo "administra" un poder subrogado.

      La relación entre poder financiero y administraciones o empresas es como la de un Emperador y sus gobernadores territoriales. Ni mucho menos en pié de igualdad. Todos pertenecen a la clase dominante, pero en la cueva de Alí Babá, también hay jeraquías... y navajazos, y si no que se lo pretunten a Dominique Strauss-Kahn.

      Si quieres saber como opera, puedes empezar buscando un cuento titulado "quiero toda la tierra más el 5 por ciento, de larry hannigan".

      También en videos como este:
      https://www.youtube.com/watch?v=_Y-8sddEO0Y

      o los nº 6, 7 y 8 de esta serie:
      http://www.rebelion.org/noticia.php?id=89844

      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Saludos, en primer lugar agradecerte esas referencias, el Crash Course merece la pena verlo detenidamente.

      Ahora bien, sin ánimo de rebatir lo que dices sí creo que quedan algunas zonas oscuras. Básicamente en ningún discurso se explica dónde se tocan el asunto de la gobernanza económico-política mundial con que el "diseño social" vaya dirigido en un sentido muy determinado a todas luces anti-natural. Ojo, no digo que no sea así, sino que falta una explicación coherente que relacione ambas dimensiones. Y mientras esto sea así será campo para divagaciones y para ser acusados de conspiranoicos.

      Eliminar
    3. Efectivamente es difícil encontrar al poder financiero que abiertamente muestre sus objetivos poniendo su cara. Se harían visibles, con intenciones claras y por lo tanto, atacables. Ponte en su lugar, es mejor mantenerse en segundo plano; ser quien mueve los hilos de la marioneta mientras el público mira la marioneta. Si el público reacciona mal, la cambian, pero el titiritero es el mismo tras las bambalinas. El poder financiero tiene en uno de sus pilares el camuflaje, pues solo puede ser atacado lo que puede ser visto.

      Sacarles a la luz pública, solo es posible mediante el razonamiento, no por observación directa. Pero entras en un terreno resbaladizo, puesto que a cualquier razonamiento se le puede rebatir con otro, la batalla intelectual debería ganarla quien tiene mejores argumentos, información mas fiable, pero desgraciadamente, esta batalla intelectual la gana quien tiene los grandes medios controlados a través de la posesión de sus acciones. Conocemos a Cebrián, pero quienes son los accionistas del grupo Prisa?.

      Fíjate, no para de decirse en la precampaña que vivimos que el Estado Español no ha sido rescatado, algo que ni el Pais discute. Pero, tira de hemeroteca, el Estado fué rescatado tras la quiebra de Bankia. Cualquiera puede acceder a esa información, pero nadie quiere acceder a ella.

      Volviendo a la cuestión de buscar una conexión entre el diseño social y la gobernanza global con origen en el poder financiero, es una información muy dispersa. Recuerdo un artículo del Pais donde vinculaba al Banco Mundial con la ideología de género (no encuentro el enlace). La ONU, quien en Pekín (no Beijin) a mediados de los noventa, tras la caída del Comunismo, lanzaron esta funesta ideología, es una organización cuya sede central está en los terrenos de la familia Rockefeller.

      Puedes ver estos videos de John Perkins, quien muestra como es la brutalidad del poder financiero, un poder casi divino, que pone y quita reyes:

      Aparte, fíjate en el uso del lenguaje. Las grandes superficies, son los "Templos del Consumo", a los analistas financieros se les llama "Gurús" (palabra de origen religioso). Los mercados son "Soberanos" (no están bajo la tutela de ningún otro poder, y por supuesto tampoco del militar). Antes a los Ministerios de un Estado se les denominaba así, pero ahora se les llama "Departamentos Ministeriales", al menos en España, pues tengo entendido que en el ámbito anglosajón son símplemente "Departamentos". Este cambio de lenguaje no me parece casual. Creo que el Estado a pasado de mimetizarse con la estructura eclesiástica a la estructura financiera, la que ahora manda. Las Agencias de Calificación son a la vez comisarios políticos y jueces contra cualquier estado díscolo. Podría dar muchos mas ejemplos.

      Resumiendo: buscar vínculos directos entre poder financiero, amos del mundo y generadores de ingerierías sociales es difícil, pues su estrategia está el de ejercer el poder en la sombra. No queda mas remedio que tirar de hemeroteca y razonamientos (a veces complejos) y que una minoría se de cuental del pastel. No se puede llegar a mas.

      Eliminar
  10. Excelentes palabras, como siempre, Prado. Sin duda el libro recomendado parece importante. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. No entiendo bien qué significa "transexualizar al género humano"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inducir a los humanos a la transexualidad, o sea, a la disociación entre la identidad sexual/genero y el sexo biológico.

      Eliminar
    2. La peña debería saber que los "padres" de la ideología delirante de género eran auténticos psicópatas. Por ejemplo, el sistema oculta a la opinión pública que los "mengelianos" experimentos del Dr. John Money para probar sus delirantes teorías castró a un niño heterosexual, destrozándole toda su vida. El resultado fue la muerte por suicidio tanto de él como de su hermano gemelo -gemelos Reimer-, por los traumas ocasionados, a pesar de ello, las pseudocientíficas y anticientíficas ideaciones de género están siendo llevadas al ámbito del adoctrinamiento, que no de la educación, ya desde la más tierna infancia, con métodos propios de un "Brave New World".

      De la misma forma que se ocultan las fundadas sospechas de que un zoólogo degenerado, que no médico ni psicólogo, llamado Alfred Kinsey, obligaba a niños a mantener relaciones sexuales con pederastas en sus experimentos, usando a seres humanos como cobayas y ratas de laboratorio, para elaborar toda esta nueva religión delirante que ahora las élites imponen al proletariado en la sociedad actual.

      El que no acepte o no comulgue con las ruedas de molino de toda esta nueva doctrina, la Fe verdadera y auténtica de la JONS, revelada por los nuevos profetas de bata blanca , que son las nuevas túnicas negras, y administrada por sus fanáticas sacerdotisas feministas, será condenado al linchamiento público, como antes se hacía a la hoguera. El hereje será sometido a la prueba diabólica, ante una acusación del Santo Oficio, tal y como se dispone en la legislación nazi y demencial de "violencia de género".

      Eliminar
  12. "De momento se pide la imposición de un modelo de instrucción para varones para extirpar la violencia de su naturaleza ¿Habrá luego castración obligatoria?
    Cuando vayan contra los hombres las mujeres no nos sentiremos concernidas, los abandonaremos. Los veremos ir al matadero sin hacer nada, con ellos irán nuestros hijos, en eso nos adoctrinan hoy, para eso nos preparan...

    No será la primera vez en la historia, ya lo hicieron las sufragistas, quienes en las dos grandes guerras europeas llamaron a sus maridos y sus hijos a morir por la patria y matar a los maridos y los hijos de las otras mujeres. Se alinearon con el propio Estado bajo la promesa de que eso las emanciparía, una emancipación que consistió sobre todo en acceder al salario."



    Si vas a pedir que dejemos de tragarnos toda la basura mediática sobre violencia masculina ¿por qué arruinar el mensaje a continuación, usando los mismos chantajes sensacionalistas pero a la inversa? ¿Qué diferencia hay entre lo que has dicho mas arriba, y lo que dicen ciertos feministas sobre los genocidios de mujeres y el silencio masculino? Primero te quejas de un articulo que dice que “los hombres matan a las mujeres...”, y luego presagias de manera fatalista que “las mujeres” (solamente) nos alinearemos con el estado “otra vez” en pos de la destrucción de los hombres.

    Cometes el mismo error que el feminismo de la peor clase. El feminismo radical solo le habla al hombre cuando se refiere a la violencia en contra de la mujer (dejando de lado la responsabilidad y complicidad de la mujer en la violencia) y vos le hablas solo a las mujeres cuando te referís a la violencia en contra del hombre, sin considerar su participación. Exactamente el mismo error.

    Si el estado es el gran lobo malo en tu historia, ¿cómo ignorar que es una institución constituida tanto por hombres como por mujeres? Mayoritariamente hombres, de hecho, son los que ejercen el estado y, por lo tanto, los que están detrás de las grandes campañas sobre violencia de género. ¿Cómo reconcilias ese hecho?
    Si el pueblo es la gran víctima ¿cómo ignorar que está constituido por hombres y mujeres por igual?
    Si divides el mundo en «estado» y «pueblo», ¿por qué al mismo tiempo hablas de mujeres versus hombres y de un plan diabólico de destrucción? No me malinterpretes, el plan diabólico probablemente exista. Pero no es de hombres versus mujeres, sino de control versus libertad. Es el conflicto eterno.

    El control estatal ni es feminista ni odia al hombre. Solo se sirve de lo que le venga bien para mantener su poder. Antaño fue la religión, ahora es la ideología de género, los derechos de las minorías, etc... Es solo el envoltorio con el que se viste en la actualidad. El estado solo quiere controlar, y ahí salimos perdiendo todos y todas.

    En tus opiniones hay siempre como un ataque anti-feminista subyacente, que contamina el mensaje haciéndolo parcial. Se puede ver en los comentarios.. estos siempre se dividen entre los que defienden el feminismo (“el” feminismo, como si solo existiera uno solo) y los que creen que el feminismo es diabólico. Un dilema pobre y superficial, que no logra llegar a la raíz de la cuestión, y solo sirve para señalar con el dedo y escupir veneno.

    El feminismo radical y político, ni es producido o apoyado exclusivamente por mujeres, ni tiene solo víctimas masculinas. Del mismo modo, el machismo no solo lastima a las mujeres, ni es perpetrado solamente por los hombres.

    Esto último lo declaras al principio del artículo, pero te contradices al ignorar lo primero. Si lo que se quiere es ayudar al entendimiento entre hombres y mujeres, no se puede al mismo tiempo atacar a un grupo especifico, haciéndolo responsable todo lo malo. Es exactamente lo mismo que hace el feminismo que tanto criticas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. En la EUropa de la "libre circulación" de trabajadores, o de manonde obra barata, tan necesaria para el beneficio y la plusvalía nomimportan unos muertos en un camión, ni en PAteras, ni que desaparezcan los pequeños agricultores, ni instituciones arcaicas y desfasadas como la familia.

    La visión antropológica feminista se hace necesaria para que en los divorcios no haya discusión.
    Los hijos, casa ybbienes para ella, y para el la hipoteca,facturas y necesidad de......trabajar.
    Feminismo yankees y neocapitlismo salvaje son los dos grandes responsables de muertes como las de Austria o libia

    ResponderEliminar
  14. Todos sabemos que todas las cosmovisiones basadas en el yin y el tan, entre buenos y más los, o entre buenas y malísimos son fascistas.
    La pirámide mundial de la riqueza nunca ha estado repartida al 50%.,
    Por tanto ? Por que tiene que estar repartido al 50% la pirámide de explotación?
    Porque creer que el 50% oprime al otro 50% ?
    Acaso el 50% de la riqueza mundial la tiene el 50% de la población y además es masculino?
    Esas cosmovisiones que dividen el. Mundo entre blancos y negros o mujeres y hombres al50% so siempre impulsadas por la elite de poder.
    Pirámide de poder, riqueza y explotación son tres caras de una misma realidad

    ResponderEliminar
  15. Y dime, querida amiga Prado, ¿cuál es tu opinión sobre la homosexualidad, lesbianismo, transexualidad y la teoría queer, y el movimiento LGTBQ español? Tengo ganas de conocerlo. Ilústranos, por favor, desde tu anarquismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cientos o miles de cosas sobre las que tampoco me he definido. Tampoco me he etiquetado jamás a mi misma como anarquista aunque lo hayan hecho otros.
      Sobre lesbianismo, homosexualidad y transexualidad no tengo nada que decir ni considero que haya de decirse nada, salvo que la libertad y el respeto ha de presidir la vida sexual. Sobre teoría queer y movimiento LGTBQ aquí tal vez hable en el futuro pero ahora no está en mi plan de tareas y no lo voy a modificar.

      Eliminar
  16. Cómo estará la cosa que ya no se oyen ni piropos(u obscenidades) a las mujeres.Bravo por las feministas.Hace 5 años,por lo menos,que no oigo ninguno.Formalmente van todas muy bellas,sí,pero hay algo que desentona en este rompecabezas,algo que deja ver frialdad en el carácter,en la ropa,en lo que se enseña(que hoy es mucho,ciertamente)algo que no invita ni siquiera a mirar o que si invita, no incita a nada.Quizá incite más un coche lujoso o alguna máquina mas o menos moderna.No existe atraccion a lo mirado como en aquellas películas de los 60 0 70,donde había muchas mujeres,pero una,entre todas ellas,resaltaba más la atención,tenía algo que no tenían las que estabán a su alrededor y era el objeto de deseo.No por su ropa,por cierto,ni por su manera de andar(aunque también)ni por su manera de expresarse corporal y verbalmente,sino por todo el conjunto.Ciertamente,ese mirar el objeto deseado en la pantalla era el principio del fin de la atracción,pues lo mirado sólo se convierte el algo plano,pero contenía algo que hoy ya no existe.La atracción y la seducción están extintas.Riquiescat in pace.

    Que conste que yo tengo pareja y no necesito ser seducido,creo que por suerte,porque,en los tiempos de hoy ,sería más alegre escuchar balar a las ovejas.

    ResponderEliminar
  17. Muy agradecida de leer un enfoque diferente para este asfixiante y doloroso agosto.
    Sigo atentamente tus palabras

    ResponderEliminar
  18. Gracias por compartir tu visión sobre el asunto. Yo no me he atrevido a abrir la boca porque sabía que no desarrollaría adecuadamente los argumentos sin que se percibiera un sentir machista. Soy mujer, y poco me gusta menos que ver a las mujeres haciéndose la víctima de forma generalizada. Dejando pasar de largo la violencia que muchas de nosotras ejercemos tanto en la sociedad en general, como en nuestras relaciones de pareja y familiares en particular. Parece que nosotras no pintaramos para nada en los espantosos círculos de violencia en los que vive inmersa nuestra sociedad. Parece que la violencia se ve solo cuando es activa, pero la pasiva se invisibiliza e incluso se justifica. Es sencillamente imposible emitir un juicio sin tener todos los elementos de la historia en perfecto conocimiento, aún así siempre se escapan hilos... No pretendo demonizar a las mujeres, pero no soporto que se demonice a los hombres... Parece que fueramos de especies diferentes... Así es imposible comprender qué es lo que está sucediendo a nuestro alrededor y poder actuar desde nuestra responsabilidad individual con un atisbo de conciencia. Agradezco inmensamente tu artículo.

    Un cordial saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego corte oliver7 de marzo de 2017, 18:16

      Gracias soy hombre y pienso así como vos

      Eliminar