La feminidad del siglo XXI

“El alma humana tiene necesidad de verdad y libertad de expresión” Simone Weil

"Ni cogeré las flores, ni temeré las fieras” Juan de Yepes



SOCIEDADES DE LA CONVIVENCIA Y LA LIBERTAD LA HUELLA DEL PRIMER CRISTIANISMO EN LA CULTURA OCCIDENTAL

SOCIEDADES DE LA CONVIVENCIA Y LA LIBERTAD
LA HUELLA DEL PRIMER CRISTIANISMO EN LA CULTURA OCCIDENTAL

(Extractos de “Feminicidio o auto-construcción de la mujer”)
Para entender los cambios acaecidos en la condición política, legal, social y de las mentalidades en lo referente a la mujer, en los siglos VIII-XIII en el norte de la península Ibérica, hay que referirse necesariamente al cristianismo revolucionario, que es la ideología guía de tales transformaciones. Ello nos lleva a chocar con un producto ideológico elaborado en las cloacas del poder (no olvidemos que A. Lerroux, el “comecuras” por excelencia de la primera mitad del siglo XX, estaba financiado por los servicios especiales policiales y, muy probablemente, por el ejército), el anticlericalismo burgués, urdido en los siglos XVIII y XIX sobre todo, pero vivo y activo hoy debido a que sigue siendo utilizado por la izquierda institucional y cierta “radicalidad” residual para lograr sus fines políticos, proteger al capitalismo y salvaguardar el poder del Estado. En consecuencia, es inevitable comenzar por su refutación, con el fin de hacer posible una interpretación objetiva y lo bastante verdadera del cristianismo como movimiento revolucionario de las clases populares contrario al régimen patriarcal, en particular al romano, pues el cristianismo auténtico fue siempre anti romano.
En el cristianismo primigenio las mujeres desempeñaron una función de primera importancia, luego ocultada, casi en su totalidad, por la ulterior falsificación de las fuentes. Son los autores paganos los que más inciden en ello, sorprendidos de esta movilización femenina, como consumados patriarcalistas que eran.
Un amigo me envía este artículo que comparto.

LA HISTORIA Y LO HUMANO

Por desgracia nuestra época se basa en un poder tremendo de los estados y, por consiguiente, observamos la nulidad e ínfima calidad de los individuos de la sociedad. Los medios físicos con los que imponen su voluntad (ejércitos, policías, cárceles, centros y personal institucionales,…) han disminuido en proporción a otros medios de control durante el último siglo y medio. Esto se ha debido al incremento exponencial de la capacidad de los medios, instrumentos, estrategias y formas de opresión, control y manipulación espiritual, intelectual, psicológica,… Aunque esto se logró gracias a las transformaciones y estrategias llevadas a cabo en el siglo y medio precedente.
Al igual que contra otros estados enemigos, las herramientas o procedimientos físicos (estructurales, tecnológicos,…) como los inmateriales (ideologías, creencias, deseos,…) han sido creados o aprovechados y adaptados por los estados para sus fines de dominación de los individuos. Así, los estados y otros poderes fácticos como los grandes capitalistas han desarrollado la capacidad tecnológica militar y armamentística, la maximización del control estructural y organizativo, el control hasta el límite de los procesos mentales y productivos del trabajo, y lo que es más novedoso: el control cognoscitivo, emocional, volitivo y existencial.
El próximo JUEVES 29 DE ENERO os convocamos la primera ponencia del año organizada por el Grupo Abierto de Debate Unamuno-Prim. En esta ocasión contaremos con la presencia de Prado Esteban Diezma, bloguera, pensadora e investigadora sobre las "mentiras sobre el patriarcado en nuestros días, la devastación del tejido social a través de la guerra entre los sexos planificada desde el poder" y cuestionarse la "emancipación o el hiper sometimiento de las mujeres modernas".
LOS MITOS DEL PATRIARCADO

Lugar: Savoy Club
Dirección: c/ Meléndez Valdés, 28
Fecha: JUEVES 29 de enero de 2015 
Comienzo de la tertulia 21:00
Metros: Quevedo, San Bernardo, Moncloa y Argüelles


Precio: 6 € por dos consumiciones
(Han de ser consumidas el mismo día)

Elogio de la iniciativa individual

Elogio de la iniciativa individual

"Y si alguno sabe qué debe hacer cada uno, y no tiene el valor de hacerlo, de nada le sirve.”
Comentario al Apocalipsis, Beato de Liébana



Se suele decir que lo que una persona puede hacer es demasiado poco, no cambia nada y, por lo tanto, es inútil y superfluo. Ese argumento sirve a la parálisis de toda la sociedad que queda a expensas de lo que promueven las agrupaciones generadas por el Estado y sus instituciones que sí son operativas porque son dirigidas, jerarquizadas y subvencionadas.
¿Qué puede hacer una sola persona? En primer lugar cada uno de nosotros puede pensar en la totalidad de las necesidades de la humanidad, asumirlas en su integridad y realizarlas hasta el límite de sus posibilidades. Cuando no son los premios ni los resultados tangibles lo que nos mueve, sino la idea del bien, de lo necesario; lo que cada uno de nosotros  hace por ello tiene un valor intrínseco primordial,  puesto que si nuestro aporte aumenta, aunque sea imperceptiblemente, la cantidad de virtud y de verdad que hay en el mundo, es una inestimable contribución a la virtud y a la verdad, al desarrollo de la vida y a la regeneración social.
En la sociedad presente el emprendimiento y la iniciativa personal quedan  limitadas al ámbito de lo económico y lo empresarial, la creatividad y la inventiva son siempre un producto para venderse en el mercado, no hay espacio para hacer las cosas  por vocación, por amor a la verdad, a la belleza y la virtud y por lo tanto solo hay lugar para el crecimiento de lo sistémico y no lo hay para la apertura de caminos paralelos o contrarios a lo establecido.

El fin de los ciclos festivos del pasado

El fin de los ciclos festivos del pasado




Asistimos a los últimos momentos de la celebración de la navidad, en pocos años resultará ya algo obsoleto, una realidad arqueológica que nada dirá a las generaciones más jóvenes.
En realidad hay que alegrarse de que se acabe con un ritual que carece de sentido y forma parte de las múltiples formas de la degradación social. Consumismo desbocado, excesos con la comida y el alcohol, ocasión para el enfrentamiento en las familias y programas televisivos denigrantes son el abigarrado contenido de la navidad presente.
No hay pues intención de hacer defensa de lo indefendible y únicamente me permitiré una concesión emocional  poniendo dos villancicos que recuerdan cuando se cantaba en las calles o en las  iglesias pero sin programa ni subvenciones, simplemente por haberse juntado la cuadrilla de los amigos.
Lo primero que hay que entender es que lo que hoy llamamos navidad tiene poco o nada que ver con lo que fue. La humanidad ha sacralizado desde tiempos ancestrales ciertos hitos de la naturaleza como el solsticio de invierno que coincide con la nochebuena, porque la humanidad y la naturaleza se encontraban en el mismo plano y se intervenían mutuamente. El cristianismo eligió esa señal y la asoció a la idea del nacimiento, el nacimiento de una criatura, el nacimiento de una era de la humanidad y el nacimiento de un nuevo ciclo anual. Una simbología que se materializaba de formas múltiples en las personas y en la comunidades.

Ronda de Motilleja Aguilanderas Encuentro Cuadrillas de Santa Ana Albac...