La feminidad del siglo XXI

“El alma humana tiene necesidad de verdad y libertad de expresión” Simone Weil

"Ni cogeré las flores, ni temeré las fieras” Juan de Yepes



HUESCA,  6 Y 7 DE MARZO:

El día 6 de marzo presentaré “Feminicidio o auto-construcción de la mujer” en la librería SANTOS OCHOA  de HUESCA, Calle Zaragoza nº 12, será a las 18,30.

El día 7 de marzo estaré en AYERBE, hablando sobre “La mujer en el mundo rural”, será en el AYUNTAMIENTO, a las 18 horas.

“NUESTRO PARTO USURPADO”

“NUESTRO PARTO USURPADO”
EL CASO DE AFRI, KIKO Y GUILLE

He recibido un texto en el que unos amigos me cuentan su parto. Es un relato que tiene un enorme poder explicativo porque hace visible con la fuerza de lo singular lo que podría parecer  un concepto teórico, la violencia obstétrica, que es parte de la compulsiva persecución de la maternidad/paternidad  que hace el sistema.
Podría verse como un caso aislado, un problema personal o una mala gestión de un centro, pero lo cierto es que los nuevos protocolos sobre el parto solo afectan a un ínfimo número de la menguada cifra de nacimientos que se producen en nuestro suelo.  
La hiper-intervención es la norma en todos los ámbitos, igual en el parto que en la educación, en el medio ambiente o  el patrimonio arquitectónico y artístico, las leyes protectoras actúan de forma espuria como una cortina de humo que impide ver la realidad. Se hace una ley de protección y se produce un parto digno por cada mil que acontecen en condiciones vejatorias y odiosas, se protege legalmente la naturaleza, se planta un árbol y se talan o queman cien mil, las instituciones preservan el patrimonio cultural y artístico y se protege un edificio mientras se destruye un conjunto histórico irremplazable, se produce la educación universal y se entrega una brizna de verdad en un aula a la vez que se propagan raudales de mentiras.

La extinción del Eros.

La extinción del Eros.
¿Nos dirigimos hacia una nueva especie?

La revista The Ecologist para España y Latinoamérica en su número de enero dedicado a explorar los ataques a la fertilidad gaiana, me ha publicado un artículo con el título “La extinción del Eros ¿Nos dirigimos hacia una nueva especie?” en el que he reflexionado sobre el significado profundo y las trágicas consecuencias humanas que entrañan los fríos datos demográficos. Incluyo aquí un extracto de este artículo.
Hoy es ya una realidad que la gran mayoría del planeta tiene una demografía negativa y que este siglo conocerá una situación inédita en la que los mayores superarán en mucho  a los jóvenes y los niños”.
El índice de fertilidad femenina, que en nuestro suelo ya está por debajo de los 1,3 hijos por mujer ha de verse no solamente bajo el prisma mezquino  de cuál será el futuro de las pensiones y otros cicateros argumentos económicos, nos enfrentamos una devastación de los impulsos y las necesidades primarias humanas que afectarán a nuestro futuro como especie.

Interesante escrito de Andy Narváez, publicado en:


LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA
NO ES “VIOLENCIA DE GÉNERO”

Entrada escrita por Andy Narváez, Preparación al parto para hombres y Masculinidad.

1.       vivimos en una sociedad violenta, allá donde vayas y mires hay violencia,
2.      la violencia es practicada por mujeres y hombres, lo puedes observar en cualquier plano en el que te muevas y desenvuelvas
3.      el mayor precursor de la violencia es el ESTADO que la perpetua y retransmite en cada casa gratuitamente mediante el artefacto de propaganda más eficaz que es la TV
4.      la violencia es violencia al margen del sexo de la persona que la practica
5.      la violencia no tiene género, la violencia es VIOLENCIA y el sexo que la practica es el que debe responder por ello, pero no solo la practican los varones

Syriza y las mujeres

Syriza y las mujeres

Un amigo me pide en las redes sociales que me defina sobre la ausencia de mujeres en el gobierno de Syriza. Lo haré ahora.
En primer lugar diré que no creo en las políticas  de discriminación positiva. Las mujeres no hemos de ser tratadas con ese paternalismo que es la expresión más rotunda del patriarcado. La política de paridad ha incorporado a los estamentos del poder a un cupo de mujeres de cuota sin otra virtud que su sexo, mujeres que despiertan el desprecio por su falta de méritos personales y alimentan una ola de resentimiento entre muchos hombres y mujeres. Por una cuestión de principios y de justicia natural no debemos tener las mujeres ninguna ventaja especial puesto que no somos inferiores a los hombres.
No admito otros privilegios que aquellos que considero naturales, por ejemplo la deferencia y consideración de la mujer gestante o lactante, privilegio que no se le hace a la mujer sino a la criatura y, más realmente, a la vida, y que es limitado a esa circunstancia, pero, curiosamente, esos privilegios hoy no existen, al contrario, el sistema actual arrolla la única especial consideración hacia las mujeres que tendría justificación y sentido.
Ahora bien, volviendo a Syriza, si no hay féminas en su gobierno puede ser por dos motivos, porque hay un clan de hombres que acaparan el poder o porque no hay mujeres con capacidades para asumir las tareas. Y ambas cosas expresan la limitación y podredumbre de quienes dicen tener la solución a todos los problemas de la sociedad y critican al vecino ignorando la viga en su ojo.