La feminidad del siglo XXI

“El alma humana tiene necesidad de verdad y libertad de expresión” Simone Weil

"Ni cogeré las flores, ni temeré las fieras” Juan de Yepes



Audios: Charla-debate en el barrio de la Concepción

Audios de la Charla-debate
en el barrio de la Concepción

Intervino en primer lugar Begoña Marugán con: “El feminismo en los feminismos”


Terminó la tarde con un animado coloquio .

Deseo agradecer a la Asamblea Popular de la Conce su invitación y a todos los asistentes (ellos y ellas) con los que compartí momentos de reflexión y búsqueda, en temas tan controvertidos, en la fría tarde madrileña.

3 comentarios:

  1. Es curiosisimo que todas las feministas oficiales conozcan tanto a Simone de Beauvoir y tan poco a Simone Weill siendo las dos contemporaneas.

    Tal vez, solo tal vez sea porque me tope con que parece que la Inteligencia americana tras la segunda Guerra Mundial necesitaba frenar en Europa pero sobre todo en casa todo movimiento contestatario de verdad y para ello fabricaron un "antisistema" con Simone de Beauvoir y Sartre a la cabeza como cabezas visibles de una Europa "supuestamente" antisistema que realmente estaba hiperdirigida.

    Cada vez aparecera mas informacion sobre esa "maravillosa pareja" colaboracionista de la Francia de Vichy y del nazismo durante la guerra que cuando acaba, cambia de rostro y de chaqueta, y representa una comedia para sus "amos" americanos que se lo agradecen poniendolos en el hit parade de la "intelectualidad progre".

    Mientras gente realmente valiente como Simone Weill pasa al olvido y es sepultada su figura, su labor, su obra, su lucha, etc.

    Y dos farsantes, dos infiltrados a los que la inteligencia americana chantajea por colaboracionistas y pedofilos representan una gran comedia.

    El "Segundo Sexo" no fue escrito por Simone de Beauvoir.
    El "Segundo Sexo" fue firmado por Simone de Beauvoir pero escrito por un Grupo de Trabajo donde figuran letrados, psicologos, etc.
    Lo mismo que en Asia se separa a los chiies, sunnies y cristianos, y en Africa a hutus y tutsies, del mismo modo que se les da armas y se les incita a matarse entre ellos, en America a la clase dominada la clase dominante les da armas y sobre todo razones para matarse. Si, para odiarse y para destrozarse mutuamente en los juzgados.
    Quien no quiera ver quien está proporcionando esas armas.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo quisiera informarme más sobre el tema. Estaba leyendo ahora un artículo sobre la relación entre Camus y Sartre. Hace tiempo debatía precisamente con personas que alababan la relación que tenían Sartre y Simone de Beauvoir, como si eso fuera ejemplo del verdadero amor vivido en libertad.
      Yo, la verdad, a veces me pierdo con los temas políticos y datos intelectuales en general, pero tengo un radar interno que me dice "por aquí sí", "por aquí no". No sabría explicarlo, es algo más allá de mis creencias impuestas, las cuales procuro descodificar para que no determinen mi pensamiento y conducta. Es algo emocional, algo que sospecho que tiene mucho que ver con la visión femenina del mundo. Bueno, el caso es que yo miro los ojos de Weil, leo grosso modo su pensamiento, y siento algo cálido, especial pero natural, que me cala hondo. En cambio, cuando leí ese artículo sobre Sartre y Simone de Beauvoir, incluso me atreví a psicoanalizarles, así, desde el tiempo y la distancia, viendo que algo no estaba bien ahí. Incluso los títulos de sus obras me transmiten un sujeto sin esencia,a medio construir, lapidados tal vez por experiencias de la infancia... No sé explicarlo mejor. Pero viendo en mí misma cómo me han destruido internamente las experiencias que viví de niña, la forma de ver el mundo de mi familia, las creencias que me nutrieron (o contaminaron) y cómo determinaron mi conducta en la adolescencia y juventud..., es así como veo de qué modo el pensamiento de Beauvoir está empapado en experiencias deshumanizadoras, al menos en base a lo que dice el artículo donde habla de esta relación Sartre-Beauvoir y la poligamia.

      Eliminar